Las 12 leyes del karma





1) La Ley Mayor: Causa y efecto.

Todos hemos crecido con esta ley presente en nuestras vidas, aun sin ser conscientes de ello. Simplemente nos dice que cosecharemos lo que sembremos y que todo lo que enviemos al universo, volverá antes o después.
La energía negativa enviada a otros, volverá pero de una manera diez veces más poderosa. Existen muchos refranes que tienen que ver con la ley de “causa y efecto” y todos son refranes con muchos años de antigüedad, porque ya desde el principio de la historia, las personas entendieron que todo lo que hacen bueno o malo, tendrá una consecuencia.
“El que siembra vientos, cosechará tempestades”. El karma es el juez de nuestros actos y nos ayuda a reflexionar sobre nuestros sufrimientos.

2) La ley de la creación.
La vida exige nuestra participación. Todos integramos un conjunto dentro del universo y formamos parte del nacimiento lógico de la naturaleza. Nuestras vidas se reproducen como cualquier otro ciclo natural.
Lo que nos rodea nos da indicios sobre nuestro estado interior. Es importante que sepamos que podemos crear las opciones que queremos encontrar a lo largo de nuestra vida.

3) La ley de la humildad.
Lo que te niegas a aceptar, volverá y te atrapará. Si frente a cualquier cosa o a cualquier persona, únicamente ves a un enemigo, entonces no estás en un nivel superior de existencia.
Esta ley se refiere a aceptar a otros y a no creernos superior a nadie.

4) La ley del crecimiento.
Estás en donde quieres estar. Todos podemos desarrollar y potenciar nuestro espíritu para que aquello que queramos cambiar, cambie. Nosotros debemos propiciar ese cambio y no esperar a que las cosas cambien solas o a las personas que nos rodean lo hagan.
Solo tenemos el control sobre nosotros mismos y sobre nuestras vidas. Si intentamos cambiar nuestro interior, nuestra vida también cambiará. Y para aprovechar el concepto del karma sobre que lo que da su vuelve, no olvides amarte para poder lograr este objetivo.

5) La ley de la responsabilidad.
Cada vez que algo malo acontece, es porque hay algo malo en ti. Lo que nos rodea, nos refleja y nosotros a su vez reflejamos lo que nos rodea. Es importante asumir y entender la responsabilidad de todo lo que se encuentra presente en nuestras vidas.

6) La ley de la conexión.
Mucha gente se debate entre lo que hace y lo que querría hacer, sin pensar que todo lo que hagamos por insignificante que parezca, tiene un impacto en nuestra vida y en el universo entero.
Cada etapa conduce a otra etapa siguiente y así sucesivamente. Alguien hará el trabajo inicial para que otro obtenga algo y a su vez continúe la cadena.
Ni la primera ni la última etapa son más o menos importantes porque ambas son necesarias para cumplir con la tarea. Todos estamos conectados en el pasado, el presente y el futuro.

7) La ley de la concentración.
En nuestro afán por realizar cosas queremos hacerlo todo al mismo tiempo, pero esto es imposible. Debemos ir poco a poco y etapa por etapa. Cuando perdemos el norte de nuestra brújula, caemos en la inseguridad y la irritación.

8) La ley de la coherencia.
Si de verdad crees y confías en que algo es verdadero, entonces te verás comprometido a demostrar que es así.
Actúa de manera tal de que puedas poner en práctica todo lo que has aprendido y de esta manera, predicar con el ejemplo.

9) La ley del “aquí y ahora”.
Existe un refrán que dice “si te aferras con ambas manos al pasado, ¿con cuál vas a alcanzar el futuro?” El hecho de mirar hacia atrás puede servir para revisar lo aprendido, pero quedarnos anclados en el pasado nos impide gozar del presente y vivir el “aquí y ahora”.
Las viejas ideas, los viejos hábitos y los viejos sueños no nos permiten renovar nuestra alma.
Suelta, y deja ir.

10) La ley del cambio.
La historia se repite hasta que aprendamos las lecciones necesarias para cambiar el transcurso de nuestras vidas. Si siempre utilizas una misma estrategia para alcanzar un mismo objetivo que se frustra, es hora de aprender la lección y propiciar los cambios necesarios.

11) La ley de la paciencia y la recompensa.
Para que haya una recompensa, necesitamos un esfuerzo inicial. Nada grande e importante se logró sin una cuota de esfuerzo y perseverancia. La mayor gratificación es la que requiere de más dedicación, paciencia y constancia.
El hecho de amar nuestro lugar en el mundo, recompensará nuestros esfuerzos en el tiempo justo y en el momento en que hayamos aprendido la importancia de estos valores.

12) La ley de la importancia y de la inspiración.
El valor de las cosas es una consecuencia directa de la energía y de la intención que ponemos en ellas. Cada aporte personal contribuye al conjunto. Las contribuciones mediocres no tienen ninguna incidencia en el todo, ya que al ser tan abundantes se anulan entre ellas.
Dedica todo tu esfuerzo y pon todo el corazón en cada acto con el fin de obtener el objetivo deseado.
Ya sea que creas o no en la filosofía del karma, es cierto que lo único sobre lo que podemos estar seguros es que la primavera y el invierno volverán pero en realidad, como lo dijo el escritor Voltaire, “no es sorprendente que podamos volver a nacer dos veces en vez de una, porque todo en la naturaleza es resurrección.”


Comparte en redes sociales   

Suscríbete a nuestra Lista de WhatsApp